Cuáles son las faltas graves de la ITV y cómo evitarlas

0 comentarios

La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es un control obligatorio que garantiza el buen funcionamiento de los principales elementos de seguridad de un coche y la multa por conducir con la ITV caducada, desfavorable o negativa oscila entre los 200 y 500 euros.

Al pasar la ITV lo más recomendable es revisar el estado del vehículo: frenos, neumáticos, luces, carrocería… ya que hay determinados elementos que si fallan suponen una falta grave y, en consecuencia, el suspenso directo, que suele ser un incordio para los conductores ya que además de tener que hacer la revisión de nuevo, es posible que no se pueda circular con el coche hasta solventar dichos problemas, dependiendo del resultado.

El resultado de la ITV puede ser de tres tipos:

  • Favorable: El vehículo está apto para seguir circulando.
  • Desfavorable: El vehículo no ha superado la inspección ya que tiene algún fallo grave o varios leves. En este caso puedes llevarte el vehículo para reparar los desperfectos pero los únicos recorridos permitidos son de la ITV a un taller y a la inversa. Una vez hechas las reparaciones debes regresar a la ITV para superar el proceso.
  • Negativa: El vehículo se considera no apto para la circulación y será automáticamente inmovilizado, por lo que tendrá que ser transportado por una grúa hasta el taller correspondiente.

A continuación presentamos una lista de faltas graves que suponen un suspenso directo en la ITV. En este enlace también puedes consultar la lista completa de códigos de fallos, tanto leves como graves.

Faltas graves de la ITV

  • Neumáticos: La DGT ha establecido un control y medidas superiores para este elemento de nuestro vehículo ya que tiene una gran influencia en su seguridad. Si algún neumático no tiene marca de homologación, tiene un desgaste irregular excesivo en la banda de rodadura o hay ruedas de distinto tipo montadas en el mismo eje nuestro coche no podrá obtener un resultado favorable.
    Una cosa que mucha gente desconoce es que los neumáticos tienen fecha de caducidad y aunque no sea obligatorio cambiarlos si respetan las medidas de 1,6 mm de la banda de rodadura debemos tener cuidado para ahorrar sustos y accidentes. Los neumáticos en mal estado cuentan como una falta grave, por lo que es esencial comprobar la fecha y el desgaste antes de ir a la estación.
  • Frenos: Si hay un retraso anormal en el funcionamiento de los frenos en cualquiera de las ruedas, si el vehículo no alcanza la eficacia de frenado requerida (mayor al 50%) o si hay desgaste en las pastillas, tendremos una falta grave en la ITV.
  • Emisiones contaminantes: Si el vehículo presenta emisiones con concentración de CO2 superiores a los niveles permitidos según la edad del coche, el tipo de combustible y la motorización, se considera como una falta grave. Para evitarlo, lo mejor es acudir a un taller para que verifiquen las emisiones de tu coche.
  • Carrocería: la existencia de aristas cortantes o la falta de algún paragolpes supone una falta grave directa. Además, la inexistencia del tapón del depósito de combustible o la posibilidad de apertura accidental también supone un fallo grave.
  • Luces e intermitentes. Si el número de luces no es el reglamentario o no funciona alguna luz de cruce, de freno, no existe dispositivo de iluminación de la placa de la matrícula trasera o el color de la luz emitida no es el reglamentario, conlleva falta grave. Este fallo tan común lo comete mucha gente y condiciona la revisión ya que la nueva ITV vigente desde 2018 nos puede suspender por minucias.
  • Elementos de seguridad, cinturones, puertas y ventanas. Si falla un elemento como el cinturón da igual que sea trasero y no se use, será detectado en la ITV y conllevará un resultado desfavorable.
  • Otros fallos menos comunes que pueden derivar en suspenso son fallos en el depósito de combustible al estar mal fijado, cinturones sin homologar, fisuras o daños en los cristales, daños en los ejes y sus fijaciones, válvulas defectuosas, pérdida de aceite y problemas en la identificación del vehículo. También se considera como fallo grave que el nivel de ruido producido por el vehículo sea superior al permitido.

Precauciones y consejos para evitar problemas en la ITV

Nuestra recomendación para evitar malos ratos y pérdida te tiempo es que realices una inspección técnica en tu taller de confianza antes de ir a la ITV.

Pasar esta revisión te asegurará tener tu coche en perfecto estado, para que el resultado al pasar la ITV de tu vehículo sea favorable al primer intento.

La inspección técnica del vehículo se encarga:

  • De que tu coche sea seguro en la conducción.
  • De revisar posibles fallos técnicos que deriven en accidentes.
  • De controlar la emisión de gases nocivos al medioambiente.

En la ITV pueden encontrar fallos que no esperabas por no haber hecho la revisión previa. En Talleres Sai puedes realizar la revisión completa por 60 euros y asegurarte de tener un coche seguro que cumple con todas las normativas. Contáctanos escribiendo a info@talleressai.es para hacer cita u obtener más información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *